junio 02, 2010

Si Cami no esconde sus sonrisotas tendrá problemas.

- Señorita ¿se puede saber de dónde viene? - La interrogó su madre.
- De la universidad - respondió Camila automáticamente.
- ¿Y a qué se debe la sonrisota?
"Demonios" pensó Cami... Se había acordado de peinarse, vestirse a la perfección, arreglarse el collar, ponerse los aretes, arreglarse el maquillaje y hasta de comer un caramelo de menta para disimular el olor a él y de lo único que se olvida es de esconder la sonrisota, esa que sólo aparece después de estar con Thiago y la delata.


PD: Olvidé agradecer a Claudia de Frenesí de Sentimientos por el regalito que me dio, me encantó así como me encanta cada texto tuyo, por eso te lo devuelvo y también se lo doy a la chica Fluorescente de Fluorescencias, porque me emociono con cada cosita suya que leo!

7 comentarios:

Álvaяо™ dijo...

Las madres tienen un sexto sentido..

Claudia Hale. dijo...

Esa sonrisa no puede ocultarse ni con mil kilos ni maquillaje, ni con mil litros de lágrimas. Esa sonrisa tan sincera..
Un besito Jime! :D

Ela dijo...

seguro todos la han notado!

LoQuePuedoDecirDeMí dijo...

Y aunque se hubiera acordado no hubiera sido capaz de esconderla xD ¡Es imposible!

Besos :)

La sonrisa de Hiperión dijo...

Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

Saludos y un abrazo.

Clá dijo...

Son las mejores sonrisas. Nose si te lo creeras, pero me a pasado eso alguna vez... y mi padre diciendome, pero Claudita, porque estás tan contenta hoy? :$

Ene Fluorescente dijo...

Ooooooh! muchísimas gracias Jime, es un regalo precioso y me encanta saber que, a pesar de que nos falta tiempo y actualizamos cada vez menos, seguimos ahí pase lo que pase.
Un beso muuuy grande, a ver si ahora que empiezan las vacaciones vuelvo a blogger con más frecuencia.

Gracias otra vez (: